Post

Time is the master

Posted on 26 Septiembre 2011 in General by ACR Crew

“Una tarde me encontré con la melancolía y descubrí qué para hablar con ella hacía falta algo de poesía”.

La poesía, cursi para muchos y la voz del alma para otros. Procedente de las clases altas en muchos lugares pero también de los suburbios. La poesía desde sus orígenes se caracterizaba por tratarse de una comunicación no destinada a la lectura, sino de una representación realizada ante un auditorio por un individuo o un coro con acompañamiento de un instrumento musical.

En cierto modo, toda expresión artística es poesía. Una forma de ser, vestir, andar, hablar y actuar ante la vida puede ser poética. Hay privilegiados que nacen con un don para ella. Ante los sentimientos de fracaso, ellos siempre tienen una segunda estrofa que añadir a la tuya y terminar esa “poesía” de una manera más positiva o con un cierto aliento de esperanza.

Sus movimientos son como pinceladas en un lienzo, su mirada profunda como si fuera a anunciar lo nunca antes dicho. Le caracteriza un estilo único que lo hace especial, inigualable delante de cualquier otro ser. Su nombre: Rebelina. Nacido en las montañas de la pequeña isla caribeña de Jamaica, tierra que ama y rehúsa abandonar, no como muchos otros que lo desean o ya lo han hecho.

Alza la voz antes que el sol salga y sigue con sus cantos, oraciones y rimas, después de que éste se vuelva a esconder. Siempre dispuesto a componer un nuevo tema, a tomar un micrófono y lanzarse, aunque a la primera no salga del todo bien.

La oscuridad hace llegar a los Dj’s con los primeros vinilos de Rub A Dub de la noche. Todos están preparados para dejarse llevar.  Los cuerpos se frotan unos con otros sin perder nunca el ritmo. Unos se mantienen apoyados en la pared cerveza en mano y otros sentados, jugando al dómino como si la fiesta no fuera con ellos. Rebelina, apartado de la multitud, se aferra a la gran torre de bafles como si así pudiera saborear mejor cada instrumento y transportarse a tiempos pretéritos, cuando en el Dancehall se respiraban otros aires.

Avanzada la noche, era rara la vez que no se acordara de los tiempos de Marley y de cómo eran entonces las cosas. Anclado en el pasado, insistía en que la muerte de Marley fue un asesinato, apoyándose en los relatos de Cedella Marley Booker en los que decía que su hijo fue de alguna forma envenenado para contraer esa grave enfermedad que acabo con su vida.

La tristeza en aquel momento se apoderaba de su persona. Sus gestos y expresiones cambiaban por completo. Un sentimiento profundo de dolor le invadía y le oprimía el pecho. De pronto, como si de una señal se tratara, a lo lejos, en otro sound system varias calles abajo, sonaba uno de los grandes temas de Marley, “Natural Mystic”.

“There’s a natural mystic blowing through the air;
If you listen carefully now you will hear.
This could be the first trumpet, might as well be the last:
Many more will have to suffer,
Many more will have to die – don’t ask me why.

Things are not the way they used to be,
I won’t tell no lie;
One and all have to face reality now.
‘Though I’ve tried to find the answer to all the questions they ask.
‘Though I know it’s impossible to go livin’ through the past –
Don’t tell no lie.” Natural Mystic – Bob Marley

Arrancó calle abajo con lágrimas en los ojos, como si estuviera corriendo hacia el propio Marley. Le invadían los fantasmas. Los fantasmas del pasado. Los que no aceptamos que se vayan y los que nos nublan el presente. Ese sabor agridulce que sólo nos da la melancolía. La que nos embriaga y nos hace sentir, paradójicamente, felices por un momento.

Plantar cara a la realidad es mucho más difícil que dejarte llevar por dicha melancolía. Alimentarse de los recuerdos, pensar en la gente que te rodeaba en ese momento y creer que fueron mejor los tiempos pasados que los presentes. Pero quizás no sea verdad, sino sólo una mera percepción. Es más la necesidad de tener este sentimiento agridulce, que como si de una droga se tratara esperamos que nos invada el cuerpo y nos eleve la mente. Los recuerdos fluyen y todo nos parece maravilloso. ¿Pero realmente todo era así de maravilloso? ¿O es lo que queremos y deseamos recordar?

Como bien decía Marley, es imposible seguir viviendo del pasado e intentar responder a todas las preguntas, pues hay preguntas que nunca podremos responder al no estar las respuestas a nuestro alcance.

Seguiremos aquí, delante de las torres de sonido, recordando viejos tiempos y a la vez vigilando que éstos no se nos lleven a las profundidades del olvido y al desprecio del presente.

“Es difícil entender hacia donde se dirige hoy en día la música jamaicana. La poesía siempre estuvo presente un sus múltiples estilos pero ahora todo está en la cuerda floja. Cuando despierten, se darán cuenta que la poesía es la clave para llegar a los corazones y que ésta será la única manera en que el sentido de la lírica de cualquier tema quede grabado y perdure. El tiempo nos dará la razón. Time is the master.” – Rebelina a.k.a Papacito

Texto y fotos: Thunda